LEALTAD

On February 24, 2015 by administrad0r

La lealtad es un corresponder, una obligación que se tiene con los demás. Es un compromiso a defender lo que creemos y en quien creemos. Es considerada un valor, pues quien no practica la lealtad es traidor y al final se queda solo, ya que es uno de los valores que rigen las relaciones personales y garantiza su durabilidad. La lealtad va a lo profundo de las relaciones, es una relación de corazón a corazón. Cuando somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a su etapa más profunda. Todos podemos tener un amigo superficial, o trabajar en un lugar simplemente porque nos pagan. Sin embargo la lealtad implica un compromiso que va más hondo: es el estar con un amigo en las buenas y en las malas, es el trabajar no solo porque nos pagan, sino porque tenemos un compromiso más profundo con la empresa en donde trabajamos, también es comprometernos con nuestro país, siendo buenos ciudadanos y cumpliendo con lo que es correcto, porque así debe ser.
Si definimos la lealtad, se dice que es cumplir y hacer aquello con lo que uno se ha comprometido aun entre circunstancias cambiantes. Esto es, se demuestra principalmente cuando las cosas van mal, no sólo cuando las cosas van bien. Una persona leal es aquella que apoya a otra, le es fiel y nunca le da la espalda. Los verdaderos amigos son leales porque se ayudan mutuamente cuando tienen problemas. Es permanecer fiel aunque las cosas no salgan como se esperaba. Como ejemplo tenemos cuando un aficionado le es leal a su equipo de fútbol. No sólo porque pierda un partido va a apoyar a otro equipo, permanece leal, con la esperanza de que “su equipo” en algún momento retomará el cauce y le retribuirá su lealtad, cumpliendo sus expectativas. Por tal motivo la lealtad, al igual que muchos otros, es un valor de ida y vuelta.
La lealtad es una llave que nos permite tener auténtico éxito cuando nos relacionamos. Es un valor que no es fácil de encontrar. Es por supuesto, más común aquella persona que al saber que puede obtener algo de nosotros se nos acerque y cuando dejamos de serle útil nos abandona sin más. Todos sabemos de alguien que, con cualquier pretexto, frecuenta un grupo contrario porque le da más beneficios, peo finalmente, el daño mayor es hacia uno mismo, ya que al actuar de esta manera, perdemos credibilidad y la confianza de los que nos rodean además de perder el privilegio de contar con el apoyo de los demás en correspondencia por nuestra lealtad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *