TOLERANCIA

On January 20, 2015 by administrad0r

“Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.

Mahatma Gandhi

Imaginemos un mundo en donde todos, absolutamente todos, fuéramos exactamente iguales: Los mismos pensamientos, las mismas creencias, los mismos gustos, el mismo aspecto físico, etc. ¿Qué pasaría? ¿Aprenderíamos?, ¿valoraríamos? ¿Desarrollaríamos nuestra capacidad de asombro? ¿Podríamos avanzar, crecer, enriquecernos?

Definitivamente, la respuesta es NO. Entonces… ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar las diferencias? ¿Por qué nos empeñamos en que todos piensen, sientan, crean y actúen como nosotros?

Por la falta de tolerancia, o bien por el mal entendimiento que tenemos de ella.

La palabra tolerancia proviene del latín, del verbo “tollerare” que significa soportar o aguantar y aunque se le podría dar una connotación negativa (soportar, no hay más remedio que hacerlo), hoy en día se considera un valor o incluso virtud del ser humano. Actualmente la tolerancia se considera como la actitud pacífica del ser humano frente a las diferencias en otros individuos con los que convive.

Tolerancia es el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.

Es una actitud de respeto hacia aquello que es diferente a uno mismo. Supone el respeto mutuo y en su grado máximo, el entendimiento mutuo. Es la capacidad de escuchar y aceptar a los demás comprendiendo el valor de las distintas formas de ver la vida, siempre y cuando no se atente contra los derechos de los demás.

Es una virtud personal y pública muy cercana a la prudencia, que nos invita a ser pacientes y a conservar el dominio de nosotros mismos, a comprender a los demás y a practicar la empatía.

La tolerancia se basa en la aceptación de uno mismo y de los demás y saber que “nadie es perfecto”, que debemos asumir que las cosas o circunstancias no pueden ser siempre como quisiéramos, ni las personas reaccionan o se comportan siempre como esperamos. Tolerar es entender que la diferencia nos enriquece y complementa.

Vivir la tolerancia nos ayuda a tomar buenas decisiones en relación a nuestros actos para con los demás, a ejercer la libertad y ser responsables de nuestras decisiones, comportamiento y actitudes a pesar de los demás, de las circunstancias o incluso de nosotros mismos; a enfrentar aquello que nos disgusta de la mejor manera, a no dejarse llevar por las emociones y ordenar los sentimientos y a dominar nuestro egoísmo, emitir juicios y el deseo de tener siempre la razón; a saber escuchar y comprender las debilidades en nosotros mismos y en los demás.

“Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”.

John F. Kennedy

Los principios de la tolerancia son:

Nadie posee la razón y verdad absolutas y de la misma manera que nadie tiene la verdad, “nadie está equivocado en absoluto” (González-Carvajal).

El respeto mutuo que se deriva del reconocimiento de la igualdad fundamental de todos los seres humanos en su esencia y las diferencias que surgen de las condiciones de vida de cada individuo.

 

ALGUNOS TIPOS DE TOLERANCIA.

– Tolerancia racial: Convivir y respetar a otros individuos de otras razas. El racismo es la intolerancia racial.

– Tolerancia religiosa: Convivir y se respetar a otros individuos de distintas creencias o religiones.

– Tolerancia sexual: Convivir y respetar a otros individuos del sexo opuesto o con diferentes preferencias sexuales. El machismo y el feminismo, la homofobia, etc. pueden ser formas de intolerancia sexual.

– Tolerancia étnica: Convivir y respetar a individuos extranjeros, de otras culturas o de otros pueblos. La xenofobia es la intolerancia étnica.

– Tolerancia de ideales: Convivir y respetar a otros individuos de pensamiento, ideales o principios diferentes. La derecha e izquierda extremas suelen ser intolerantes.

– Tolerancia social: Convivir y respetar a otros individuos de distinta clase social. El clasismo es la intolerancia social.

LA TOLERANCIA TRADUCIDA EN ACCIONES:

– Valorar y respetar el trabajo de las personas que colaboran con nosotros en diferentes posiciones laborales.

– Tratar a todas las personas de la misma manera, sin importar condición social, raza, religión, etc.

– Tratar de comprender los diferentes puntos de vista cuando platicamos o discutimos sobre un tema, recordando que siempre modelamos lo que somos ante los demás.

– No tratar de imponer nuestras ideas u opiniones a los demás.

– Respetar y valorar las diferentes culturas y tradiciones sin criticar o emitir opiniones sin fundamento.

– Interesarse por conocer e informarnos sobre otras culturas, formas de pensar, ideologías y saber escuchar.

– No emitir juicios. Nunca sabemos lo que sucede en el fondo, o lo que cada persona pueda estar viviendo en esos momentos y lo conduzcan a actuar de esa manera.

– Atreverse a conocer a otras personas. Porqué no invitar a casa al compañero que nunca invitamos, o hablar con el vecino que nunca hablamos…

– Ser pacientes y tratar a todas las personas de forma amable y respetuosa, no importando su condición, capacidades, nacionalidad, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *